Warning: Use of undefined constant img_url - assumed 'img_url' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/customer/www/energiajusta.org/public_html/wp-content/plugins/media-files-tools/media-files-tools.php on line 312

Durante este mes de junio, hemos visto multitud de información en medios de comunicación, blogs, artículos en webs…sobre los cambios en los peajes y otros cargos en la factura de la luz, y la pregunta que nos suena a todos y todas en la mente es…¿Qué puedo hacer yo como persona consumidora de energía?

Lo primero que hay que tener en cuenta, es que para las contrataciones de suministros de luz y gas, existe un mercado libre y un mercado regulado.

En el mercado libre, son las comercializadoras las que deciden qué precio te cobran, si te hacen ofertas, cómo aparece la información en tu factura, si te introducen publicidad, si te ofrecen contrataciones de servicios adicionales, etc.

En el mercado regulado, el precio al que te cobran la energía es común para todas las comercializadoras, la información que aparece en tu factura está regulada y no pueden introducirte ni publicidad ni servicios adicionales. Y en la comparativa anual, el precio de la electricidad siempre es más barato que el de mercado libre.

¿Por qué señalamos esto? Porque estamos viendo muchas “ofertas” de mercado libre que, aprovechando la coyuntura, nos intentan convencer de que “podremos ahorrar entre 10 y 20 euros en nuestra factura”, y sin embargo, el precio al que nos cobran el kWh, es bastante superior al que cobran en mercado regulado.

No hay que dejarse llevar por los nervios y el aluvión de noticias; es necesario informarse bien sobre los precios que nos van a cobrar, y qué incluyen estas ofertas, para que luego no haya sorpresas al leer nuestra factura.

Y ante todo, informarnos bien si queremos cambiar de comercializadora. Es nuestro derecho conocer qué nos quieren facturar y cómo y poder decidir informadamente.

Por otro lado, sobre todo, si estamos en mercado regulado, es importante conocer qué franjas horarias son más baratas y cuáles menos, porque en base a esto, podremos organizarnos para intentar que nuestro consumo en el hogar tenga el menor impacto posible en nuestro bolsillo..

Estos tramos son los siguientes:

La idea es, poder reconducir nuestros consumos hacia las horas valle (verde) o llana (amarillo), intentando evitar en la medida de los posible, las horas punta (rojo). Esto va a ser lo que más impacte en el importe de nuestra factura, ya que los nuevos cargos y peajes se pagarán en ambos mercados.

¿Qué podemos hacer?

Os traemos una serie de recomendaciones, por si os pudieran servir como idea, de cara a esos cambios de hábitos dentro del hogar. Por supuesto, puede haber tantos cambios de hábitos como ideas podamos tener, y esto es solo una propuesta.

Cocinar

  • Cocinar la comida del día, siempre que sea posible de 8:00 a 9:00 de la mañana o de 14 a 15 horas, por ejemplo. Otra idea puede ser organizarnos el día anterior para hacerlo de 14 a 17 horas, o de 22 a 24 horas.
  • Organizarnos para cocinar durante el fin de semana la comida necesaria o el grueso de ésta, para toda la semana. Podemos aprovechar y congelar platos para la semana y simplemente ir descongelando a temperatura ambiente o pasando por el frigorífico, bajo demanda.
  • Emplear ollas y sartenes siempre más grandes que el fogón, de este modo no desperdiciamos energía por los laterales.
  • Terminar de cocinar con el calor residual de la olla, sartén u horno. Unos minutos antes de que la comida esté terminada, podemos apagar el fuego, y que ésta termine de prepararse con el calor residual del fuego y del que se conserva dentro de la olla/sartén/horno.
  • Cocinar con tapa. Esto ayuda a concentrar el calor en el interior y a que la comida se pueda cocinar más rápido.
  • Si necesitamos usar el horno, emplear la bandeja divisoria para poder cocinar dos platos a la vez, o el plato y la guarnición.

 

Lavadora

  • Del mismo modo que para cocinar, siempre que sea posible, intentamos poner las lavadoras en horario valle o llano.
  • También podemos aprovechar los fines de semana para lavar la ropa o para poner cargas de lavado que necesiten más alta temperatura, y por tanto, más inversión de energía que las que se pueden poner a 20ºC/ 30ºC.
  • Tener presente que la mayor parte del consumo de la lavadora proviene de calentar el agua, por lo que si empleamos programas cortos, o de baja temperatura, también podremos ahorrar.

Frigorífico

  • La nevera es el electrodoméstico que más consume, ya que está conectado 24 horas al día, 7 días a la semana. Por ello, aquí no podremos ajustar los tiempos en los que lo usamos, pero sí os podemos dar pequeñas recomendaciones para intentar que consuma menos.
  • Asegurarnos de que tiene una distancia mínima de 5 cm respecto a la pared posterior. Así nos aseguraremos de que refrigera bien su circuitería y que no se calienta.
  • Quitar, si se diera el caso, la posible escarcha que pueda producirse dentro de la nevera. Así, evitamos el “efecto iglú”, que se da cuando esta capa evita que el frigorífico se refrigere bien.
  • Mantenerlo lejos de fuentes de calor (horno, microondas, lavavajillas), para evitar que su temperatura pueda aumentar y necesite mayor inversión de energía para refrigerarse.
  • Optimizar el número de veces que abrimos la nevera, ya que cada vez que lo hacemos, ésta aumenta su temperatura interior. Pensemos qué queremos o qué necesitamos del frigorífico, y cojámoslo todo en una sola vez.
  • Llenar los huecos vacíos con botellas de agua. Esto ayuda a que la nevera conserve su temperatura, además de tener agua fresquita disponible.

 

 

Si tienes cualquier duda, ¡contáctanos!

En la Comunidad de Madrid:

[email protected]
610. 70. 36. 94

En el Área Metropolitana de Barcelona:

[email protected]

674 346 872

Energia Justa es una red de voluntariado comprometida con la lucha contra la pobreza energética. En Madrid está financiado por Fundación Montemadrid y Caixabank. En Cataluña el proyecto está financiado por la Diputación y el Ayuntamiento de Barcelona, y ha recibido premios o ayudas puntuales de otras entidades como Som Energia, la Filadora y el Clúster de la Energía Eficiente de Cataluña (CEEC).